lunes, 22 de julio de 2013

Descalzarse. Teorías personales.

Descalzarse es mostrarse. Así lo siento, así lo pienso.
Desde la infancia los pies tienen su importancia, no hay madre de las de antes que no tenga un archivo de profecías y augurios acompañados de advertencias: "los constipados empiezan por los pies", "te vas a clavar algo....", total...siempre en cuanto podías -libre de miradas adultas- te quitabas las zapatillas y caminabas descalza por casa.

Caminar por la playa, por casa sin estorbos es un placer , y una liberación ¿ de qué ? por supuesto de tacones- para quien los lleve- pero en general descalzarse tiene una repercusión anímica, no sólo física, que nos lleva a lo íntimo, a lo privado, a lo casero, seguro y cierto. Amplía la comunicación y conduce a ambientes cercanos, afectivos, de complicidad , confidencias y entrega. No en vano este gesto se observa en diferentes tradiciones culturales y religiosas con diferentes significaciones : meditar,  descalzarse ante la autoridad, ante dioses para orar, demostrar humildad,respeto  y cuidado ( lavar los pies a otro), es en definitiva mostrar que vas desarmada, sin protección alguna.  Hay desnudos y pasiones que  empiezan por los pies. Para l@s fetichistas , dedos, talones, empeines y todo lo relacionado con ellos ponen en estado de exaltación sus altas ,y menos altas pasiones, indispensable por tanto en cualquier tratado de sadomasoquismo que se precie.

Yo le doy mucha importancia a mis pies, básicamente porque casi todo calzado me hace rozaduras, me pusieron unas plantillas correctoras desde el parvulario que yo vivía como llevar cilicio. En cuanto podía me las quitaba y jugaba en el arenero con ellas a barcos... un poquito me corrigieron sí, el arco plantar, pero me dejaron despierta la percepción con el suelo para siempre.
Siempre me ha llamado la atención que much@s cantautores  hacen conciertos descalzos, sobre todo los que proceden de Canarias. ¿Habrá alguna explicación? Se admiten propuestas. Igualmente me asombra la cantidad de gente que se acompleja con la supuesta fealdad de sus pies. " Eres más feo que un pie" dice el dicho... qué injusto... estructuralmente los pies, son una maravilla técnica. Son nuestra base y cimiento .

En mi casa , a pesar de no vivir en la nieve ni en clima de lluvias , que por comodidad e higiene de la casa haga necesario cambiarse de calzado, siempre ofrezco-si hace buen tiempo- a mis invitad@s quedarse descalzo, así cada quien elige qué desea para estar más cómod@. ( Imagino y agradezco que decidan en función de higienes propias, claro, me apenaría que lo hicieran por  vergüenzas, agujeros en calcetines  y complejos ). Mi casa es mi ambiente íntimo y si acepto a alguien en ella, deseo que esté en esa cercanía emocional que tengo sentida y reflexionada. A mucha gente le asombra. Hay tantos aspectos que nos movilizan pero que desconocemos... Descalzarse es mostrarse.
Por eso, en hogares o en la naturaleza descalzarse es una entrega y aceptación de alguna manera. De confianza, de seguridad, de respeto y cercanía.

Hace poco tiempo he hecho una escapadilla breve pero intensa a unas tierras próximas, pero para mí desconocidas, en las que su mayor representante se quitaba y ponía armaduras, luchaba con molinos y odres de vino... y nos hacía soñar con un mundo de ideales, justicia, esfuerzo y valentía.
Allí me he descalzado.
Estoy muy contenta porque en este mundo de incomunicación profunda  empapelada de información, rapidez y  prisas, resultados y eficiencia me han entendido sin necesidad de explicar esta teoría mía de mesa camilla.
Descalzarse es mostrarse. Gracias por verlo. Gracias por verme.



                            *Gracias también a LOLA, que involuntariamente me cedió su cuenco...

22 comentarios:

  1. para mí es fundamental: lo primero que hago en mi casa al entrar y en casas ajenas con o sin permiso del dueño. nunca pude estudiar en bibliotecas porque no estaba descalza.
    mola la asociación de ideas que sugieren tus fotos: zapatilla-pie + queso manchego = jajajaja.
    beso descalzo, of course

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, en bibliotecas no te descalzabas?? pero si pueden ser tu casa!!! ;)
      Ya sabía yo que alguien iba a hacer esa asociación de ideas jajajaja.
      besos.Lenteja

      Eliminar
  2. Durante mucho tiempo los zapatos fueron un lujo al alcance de muy pocos, una marca de prestigio social, un simbolo de propiedad, tal vez por eso descalzarse nos coloca a todos como iguales desde la base.
    Me gusta ir descalza por mi casa, me gustan las sandalias planas y no soporto los tacones.
    Un beso, lentejilla llana. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si va a ser eso...
      A mí toooodo me hace daño, delicá que es una ;P
      Besos.Lenteja

      Eliminar
  3. Qué bonita manera de decir “siéntete como en tu casa”.
    Un petonet,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasssss, eres muy amable Rosa M. Siempre.
      Besos.Lenteja

      Eliminar
  4. Nunca lo había pensado así, tan reflexionado, pero es cierto! En Berlín nos explicaron que casi todo el mundo lo hace. Cuándo quedamos y nos descalzamos, querida?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no había caído yo en posibles pautas culturales fíjate... Nos descalzamos cuando quieras jajajaja
      Besos.Lenteja

      Eliminar
  5. La segunda foto parece un pequeño altar... y me han entrado unas ganas de rezar que no veas: Mancha nuestra que estás en el centro, denominación de origen sea tu nombre, venga a nosotros tu queso, así curado como tierno...
    Mmmm... qué ricoooo!

    Un beso, Lenteja.

    Paloma Peña.

    ResponderEliminar
  6. No concibo la cercanía , la proximidad, la confianza, sin pasar por la desnudez del-os pie-s. Si me ofrecen la posibilidad bieeeen si mi urgencia es mayor lo pregunto ¿Te importa si me descalzo?
    Desde pequeñaja prefería jugar con los dedos de mis pies que ver la tele.

    Creo que el tema de l@s cantautores descalz@s tiene que ver con una filosófica conexión entre madre Tierra e individuo, aparte del puro placer de estar descalz@s.

    Besos, desde la balconada


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje.... yo también jugaba de pequeñita con los dedos de los pies, aprendí a coger pequeños objetos con ellos. Lo de los cantautores y artistas que trabajan descalzos es para darle otra vuelta, sí.
      Besos.Lenteja

      Eliminar
  7. ... me encanta estar descalza. Y jugar. Mi hermana y yo de pequeñas nos retábamos a escribir con un boli en los pinreles, abrir una lata de refresco y mil paridas más, fíjate, incluso ahora manejo el ratón con el pie mientras estoy repanchingada en el sofá.

    En nuestro caso, se da la vuelta el refran y "tenemos unos pies que parecen manos"
    Besos. Piedra.

    ResponderEliminar
  8. ... y la Patti, claro,

    http://www.youtube.com/watch?v=tRWSy3RhW0w

    Piedra(pedestreinspiraaada)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, ahora sería incapaz de hacer todas esas cosas como cuando éramos chiquitillas... seguro que me daba un tirón jeje
      Patti es total...
      Besos.Lenteja

      Eliminar
  9. no me suelo descalzar delante de nadie, y tampoco andar descalza. Arco plantar muy eevado también...se diría casi arco de triunfo.
    buen bodegón manchego y con vino "torre de gazate",

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues para gustos los colores... pero un placer que no disfrutas Anónima. Yo todo lo contrario, arco inexistente. Y sí, era ese vino que ya me he pimplado... Me gustó mucho.
      Besos.Lenteja

      Eliminar
  10. Necesidad imperiosa de sentir a la madre tierra!!!!

    ResponderEliminar
  11. Síiiiii, ya sé, Alson con sus alsonadas! ;o)
    Un besazo, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tranquila Alsonadas de esas , tenemos todas tarde o temprano jejeje.
      Besos.Lenteja

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Síiiiiiiii, María, a mí también...
      Besos.Lenteja

      Eliminar

Pasa y sírvete un plato.¿Cueces o enriqueces?