martes, 3 de septiembre de 2013

Pues ha sido



Ha sido el mes de agosto más aburrido, tedioso, que recuerdo, inútil quejarse de eso, pues pasados los días se ha convertido en el más angustiante, doloroso y desestructurador de todos los agostos de mi vida.

Bendigo el momento en que ha acabado y pido por favor a su hermano el de las uvas que sea más benévolo que él. Pero no me ha hecho caso, no.  Al igual que los hermanos pequeños nacen aprendiendo de sus mayores, este septiembre recién nacido  me ha dejado con un padre enfermo,  incapacitado, babeante. Han pasado por mi vida, en sólo unos días: cuatro ingresos en urgencias, policias, bomberos, Samur, he asistido con dolor a la creciente precariedad de nuestra sanidad pública. Me ha dejado con una responsabilidad que no me cabe en el pecho de nuevo. Con todos los cimientos removidos y unas ojeras que apenas reconozco como mías.  Y pensar que otros septiembres ocupaba mi pensamiento  en qué actividad "extraescolar" podría hacer, qué sonrisa me sacaban los anuncios de estación:  colecciones tipo abanicos del mundo, casas de muñecas y huevos labrados en bronce del siglo XVII...

Eso sin contar que hoy además he hecho un examen de cuatro horas , ¡¡cuatro!! ( bueno eran dos exámenes)
Creo que estoy agotada. Las monedas estaban girando en el aire  y han caído. Las que he visto sólo tienen cruces...
 Lo que había de ser, ha sido. A ver cómo "soy" y siento  en esta encrucijada tan difícil.  Estoy buscando en el fondo de esta espuerta de uvas todas mis energías, optimismo, vitalidad, templanza, fortaleza, seguridad... con que encuentre una ya me basta... porque estar, están, -aunque ahora mismo, ay, no las encuentro-.






Quizá el Sr. Naranja pueda ayudarme a encontrarlas.


16 comentarios:

  1. Lentejilla... siento mucho lo de tu padre. Ojalá puedan volver las cosas a su cauce poco a poco.

    Hace tiempo escribí que agosto nos golpea con dureza para recordarnos que es un mes como otro cualquiera. Veo que se cumple... :-(

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Mucho ánimo. Creo que en estos casos a veces resultamos más fuertes de lo creemos ser pero sólo el tiempo lo dirá. Y sobre todo que septiembre sea justo con tu padre y no alargue agonías crueles. Muchos abrazos

    ResponderEliminar
  3. ay, lo siento, mucha energía te mando para superar lo que sientes.
    los veranos son ODIOSOS, sí, casi siempre.
    te abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Spinoza decía algo así como "nadie sabe lo que puede un cuerpo". Mucho ánimo, un abrazo muy fuerte. Tendrás una buena cosecha.

    Isabel.

    ResponderEliminar
  5. Pero cómo estás haciendo esa búsqueda?, Espero que no sea separando racimos y ya está.
    Toda búsqueda exitosa requiere: entrega , minuciosidad, y gozo por parte de quien realice la búsqueda. Así que te recomiendo que te comas todas las uvas .... Una a una, a puñados, a racimos y algunas en zumo fermentado, según el momento y la ocasión .
    Si durante esta labor concienzuda tuya "de entrega" alguien osara a incordiarte ...
    Mándale a por uvas :-)

    Besos y un abrazo grande, desde la balconada.
    *Te deseo una pronta recuperación.


    ResponderEliminar
  6. ... un beso grande!! Tu dolor, es solo tuyo. Cada una lo vivimos de una manera. Y se respeta. Pero anda mucha gente por ahí para estar apoyando (o ayudar si es preciso) o necesario,
    Piedra.

    ResponderEliminar
  7. Jo, pues cuanto siento todo, a veces las cosas de la vida nos ponen a prueba, las muy cabronas, y parece que todo se junta para ir a peor.
    Te deseo paciencia y tranquilidad, dentro de lo que cabe, y que jures en arameo ante las dificultades y que puedas manejar estas lo mejor que puedas, y que llegue el momento en que sean rutinarias.

    ResponderEliminar
  8. Uffff lo primero que leo en unos días, como siento lo de tu padre Lenteja.
    Mucho ánimo y descubrirás que tenemos una reserva de fuerza expresamente para momentos así, después cuando todo vuelva a su cauce tiempo habrá para recomposturas propias.
    Una abraçada ben forta,

    ResponderEliminar
  9. Mucho ánimo preciosa. Respira, respira para intentar estar en tu centro. Besitos. Tania

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias compañeras... ahí estoy respirando , devorando racimos, y dando tiempo al tiempo. Hay que seguir la gran sabiduría de Dori (película Buscando a Nemo )que decía: "sigue nadando, nadando, nadando..." como me aconsejaron ;) Y tomando decisiones, claro.
    Besos.Lenteja

    ResponderEliminar
  11. Ser hija conlleva ataviar la vejez sus progenitores...
    Sigue nadando, que en la corriente hay más peces en tu estado (no soluciona pero consuela)
    Bssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  12. Mucha fuerza y ánimo, Lenteja. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar

Pasa y sírvete un plato.¿Cueces o enriqueces?