miércoles, 27 de noviembre de 2013

Pajarillos y plumas.


Mi padre, el carpintero,se quiebra de nuevo.
Como la patita de un gorrión,como una rama seca,
se rompe como una hoja, con angustia, enfados, exigencias y miedos.
Y yo , de alguna manera,
también me quiebro a su lado,
de impotencia, desespero y pena.

*Busco y rebusco, como en los últimos años, dentro de esta pena contenida toda la serenidad que soy capaz, y llamo a filas de nuevo a la templanza, la paciencia, la ternura, la calma... que son una panda de tías majas...que ayudan mucho, la verdad.


















Mientras tanto hoy  a las 20.30h he repartido 95 alitas de pollo frito, he decorado una tarta de 35 porciones con piruletas, caramelos y un número 13, un número 15 y un número 16. He decorado un comedor enorme con guirnaldas, pósters, flores, dibujos y nombres fotocopiados en paredes rellenos de color de rotuladores, he cantado el "cumpleaños feliz" el "cumpleaños fatal" , he recibido besos y abrazos emocionados de chavales que en privado me susurraban al oído "muchas gracias", he salido en fotos con coloretes y una sonrisa enorme. Me he puesto una nariz roja de payaso y he hecho de mimo. Me han aplaudido. Me ha gustado.

Más temprano, a las 9.30h caminando por la estación de autobuses de Plaza de Castilla he encontrado ( o ella me ha encontrado a mí )en el suelo de un pasillo de metro, una pluma  de color rojo, azul y negra con el reverso en  verde agua marina . La extrañeza de este hallazgo insólito me ha acompañado todo el día, pues retrocedí varios pasos, la guardé como marcapáginas del libro de Borges que estoy leyendo; y la he ido acariciando varias veces en distintas horas. Borges me impacta, la pluma me impacta.
La imbatible dureza de la fragilidad.


15 comentarios:

  1. Una pluma llena de sensaciones y emoción. "Como es dentro es fuera" diría alguien)
    A mi me impactas tú .

    Besos desde la balconada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Como es dentro es fuera" Profundo pensamiento... me haces reflexionar; Muchas gracias Balconada, eres tan amable como exagerada. ;)

      Eliminar
  2. Tienes que ser muy fuerte para compaginar emociones tan opuestas Lenteja.
    Si te sirve mi experiencia, el trabajo fue una buena tabla a la que asirme para recomponerme y volver cada noche para acompañar a mi padre, tu además tienes la pluma . . .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no compagino emociones jajajjaj, vivo en los contrastes, como todas. Y sí , la pluma es mágica, la toco y me entra una paz.... Gracias Rosa m

      Eliminar
  3. Ahora ya tienes pluma..!! Y de colores, vamos que podrías haberla perdido tú!

    Vivimos en medio de contrastes.
    Espero que "esas chicas tan majas" te ayuden mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, ya tengo pluma... ¡¡ y de colores!! Qué sería de la vida sin contrastes?? Yo también lo espero, es más , lo están haciendo Cereza, gracias

      Eliminar
  4. hola guapa. Aunque no suelo comentarte (muchas veces no sé que decir), suelo leerte. Hoy querría dejarte un abrazo, sencillamente eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti Maslama ( yo también te leo ;) )

      Eliminar
  5. ... eres (muy) grande, pequeña.
    Piedra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande, grande, lo que se dice grande.... ufff creo que no ;)
      Besos grandes para ti Piedra

      Eliminar
  6. Como bien sabrás, hay maderas que no se quiebran, son flexibles. Un ratito se doblan para abajo, otro ratito se vuelven a erguir... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. la capacidad de estar en cada momento, siendo útil y perfecta en cada uno de ellos. Adaptarse a las circunstancias cada día, llueva o haga sol. Así nos hace la vida cuando trabajamos con determinadas personas. ERes un solete, Lentejilla. Ánimo para todo.
    Etcétera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, sí, la adaptación es fundamental. Tienes razón. Gracias por tu comentario Etc, eres muy amable.

      Eliminar
  8. Hoy me acordé de ti... de cuando hace un año, más o menos, volvíamos de casa de Farala y al llegar a Benavente encontramos un mercadillo y un poste con unas luces que de puro sencillas nos encantaron.

    Ya ha pasado un año y otra vez se acercan las puñeteras navidades que tanto nos repelen. Pero este año quizá las dos queramos vivirlas por motivos parecidos.

    Un abrazo enorme, Lentejilla.

    ResponderEliminar

Pasa y sírvete un plato.¿Cueces o enriqueces?